12/01/2021 Productos

Consejos para cuidar tus manos en invierno

Consejos para cuidar tus manos en invierno
Las bajas temperaturas y el viento propios del otoño e invierno, junto con el uso continuado de gel hidroalcohólico causan daños en la piel de nuestras manos.

Descubre algunos consejos para evitar las manos secas y agrietadas, o incluso que otras patologías -como el Síndrome de Raynaud o los sabañones- empeoren durante el invierno.

Consejos para proteger tus manos del frío y lucir una piel sana

  • Hidratar las manos todas las veces que sea necesario mediante un pequeño masaje para que la crema penetre mejor. Puedes hacerlo justo después de lavarte las manos o echarte gel hidroalcohólico para así mantenerlas hidratadas y que la crema actúe el mayor tiempo posible.

  • No emplear agua muy caliente al lavarlas y utilizar un jabón apropiado. También se deben secar bien, sin frotar mucho y haciendo hincapié entre los dedos, para respetar la epidermis.

  • Exfoliar las manos una vez a la semana ayudará a tenerlas en perfecto estado. La piel se regenera por completo una vez al mes, pero debido a la sequedad del invierno este efecto puede retrasarse.

  • Utilizar guantes al salir de casa. Los guantes protegen las manos del frío, del viento, de la sequedad y de los cambios bruscos de temperatura. Además, llevar guantes hará que mantengas muchísimo mejor la temperatura corporal. Recomendamos también utilizar guantes para dormir, justo después de aplicar la crema, para que ésta penetre mejor. Es recomendable que éstos estén confeccionados con tejidos naturales y terapéuticos, como los guantes terapéuticos de MUVU, con un tacto suave y que proporcionan beneficios para el cuidado de la piel.


Guantes terapéuticos MUVU Dokos

El uso de los guantes Dokos de MUVU, indicados para eczemas, dermatitis, micosis y pieles sensibles y delicadas, gracias a la Tecnología Textil Regenactiv con la que están confeccionados, aportan las siguientes cualidades protectoras:

  • Mantiene el equilibrio de la humedad, aislando la piel del entorno y consiguiendo un ambiente óptimo que favorece y mejora la recuperación propia de la piel.

  • Acelera el proceso de curación de lesiones en la piel al mantenerla limpia, favoreciendo la renovación de la epidermis.

  • Reduce y evita el sobrecalentamiento de la piel y la irritación dérmica.

  • Protección frente al desarrollo de gérmenes, por lo que previene infecciones en la piel.

  • Pueden ser utilizados tanto bajo guantes de trabajo, como por la noche para recuperar el estrés sufrido por la piel durante la actividad diaria.