Cuidados de la piel tras el trasplante capilar

Cuidados de la piel tras el trasplante capilar
Someterse a una intervención de injerto capilar ocasiona muchas dudas a los pacientes antes de la intervención y durante el postoperatorio: cuidado de la zona afectada, cómo lavarse la cabeza, o cómo dormir.

Desde MUVU, os traemos una serie de consejos para el cuidado de la piel tras una intervención de trasplante capilar:

  • Utilizar champús para pieles sensibles y libres de alcohol para no irritar la zona antes de la intervención.

  • Es importante no masajear la zona injertada, sino realizar un lavado sin tocar, prácticamente.

  • Es recomendable utilizar productos y champús específicos para el injerto capilar, pautados y facilitados por el dermatólogo o farmacéutico. Estos suelen ser espuma en spray para evitar lo máximo posible el contacto, y champús libres de alcohol para no irritar la piel.

  • Se recomienda agua templada tirando a fría y sin presión.

  • Secar con una toalla de papel realizando pequeños toques en la zona injertada.

  • No utilizar secador.

  • Proteger la zona de los rayos del sol con prendas con textura suave, ligeras, transpirables y que no ejerzan presión.


Durante las primeras semanas es frecuente la aparición de costras y heridas, picor, exceso de sebo y sudor.

Para evitar y mejorar las afecciones de la piel tras el trasplante capilar se recomienda el uso del gorro terapéutico Recovery Cap de MUVU, con propiedades que mejoran la recuperación del paciente a diferentes niveles:

  • Reducción de cicatrices: mejora la disposición de las fibras de colágeno en la dermis, al tiempo que favorece la orientación de los folículos sobre la base de una piel más elástica.

  • Disminuye/evita la formación de costras: La sangre y células de la cirugía, se adhieren al tejido por gradiente físico-químico, actuando de manera permanente, por lo que no se acumulan sustancias ni restos.

  • Aumento de la regeneración celular y reducción del periodo de cicatrización: El tejido MUVU favorece la micro circulación entre la dermis y la capa basal de la epidermis.

  • Regula el exceso de sebo y sudor: Absorbe el exceso de sebo y sudor, lo que proporciona sensación de frescura en la piel.

  • Mejora el picor y el eritema: La modulación de la respuesta inflamatoria propicia la reducción de los síntomas habituales como el picor, y el eritema (la piel roja).

  • Evita el desarrollo de microorganismos y el riesgo de infecciones: Su acción de equilibrio de humedad y nivel de PH permite disminuir los microorganismo.

NoticiasRelacionadas